Telf.Cel. (0414) 3318722, (0416) 6305805, (0412) 7258590, (0416) 4072028. contacto@grupo-acf.com, recreacioneseducativas123@gmail.com



domingo, 25 de julio de 2010

Reflexiones sobre una Historia

REFLEXIÓN SOBRE UNA HISTORIA
Leonardo Poleo
Un hombre vivía en la orilla de un camino y vendía perros calientes. No tenía radio, ni televisión, ni leía los periódicos, pero hacía y vendía buenos perros calientes.
Se preocupaba por la divulgación de su negocio y colocaba carteles de propaganda por el camino, ofrecía su producto en voz alta y el pueblo le compraba. Las ventas fueron aumentando cada vez más, compraba el mejor pan y la mejor salchicha. Llegó un momento en que fue necesario comprar un carrito más grande, para atender a la creciente clientela. El negocio prosperaba.
Su perro caliente era el mejor de la región. Venciendo su situación económica inicial, pudo pagar una buena educación a su hijo, quien fue creciendo y fue a estudiar Economía en la mejor Universidad del país. Finalmente, su hijo ya graduado con honores, volvió a casa y notó que su padre continuaba con la misma vida de siempre y tuvo una seria conversación con él... ¿Papá, usted no escucha la radio? ¿Usted no ve la televisión? ¿Usted no lee los periódicos? Hay una gran crisis en el mundo!!! Y la situación de nuestro país es crítica!!! ¡Todo está mal y el país va a quebrar!
Después de escuchar las consideraciones de su hijo, el padre pensó... bien, si mi hijo Economista, lee periódicos, ve televisión, entonces solo puede tener la razón... y con miedo de la crisis, el viejo busco el pan más barato (más malo) y comenzó a comprar la salchicha más barata (la peor) y para economizar dejó de hacer sus carteles de propaganda.
Abatido por la noticia de la crisis ya no ofrecía su producto en voz alta, ni atendía con entusiasmo a sus clientes.
Tomadas todas esas precauciones, las ventas comenzaron a caer y fueron cayendo y cayendo y llegaron a niveles insoportables. El negocio de perros calientes del viejo que antes generaba recursos para que el hijo estudiara Economía, finalmente quebró.
Entonces el padre, muy triste, le dijo al hijo: hijo, tenías razón, estamos en medio de una gran crisis y le comentó orgullosamente a sus amigos: bendita la hora en que envié a mi hijo a estudiar Economía, él me avisó de la crisis...
Reflexiones acerca de la historia
El padre, dueño del puesto de perros calientes, hacia algo que amaba y lo disfrutaba, estaba comprometido con lo que hacía y además se sentía orgulloso de ello, por lo cual los promocionaba ampliamente y por supuesto obtenía una respuesta favorable. Ubicando dentro de un contexto adecuado la ausencia de la radio, la tv y el periódico podríamos decir que eso lo mantiene al margen de la realidad mediática que a veces puede representar un peso excesivamente grande en nuestro ánimo y hacernos dudar de lo que pensamos, hacemos y creemos
Necesariamente con ese nivel de motivación, amor y compromiso por lo que se hace, la venta de perros calientes resultó ampliamente exitosa, lo cual le permitió mejorar su posición económica, traducido en poder dar buena educación a su hijo hasta enviarlo a una muy buena universidad para que cursara estudios de Economía, donde se graduó con honores.
El dueño del negocio de perros calientes, cedió ante las fantasías catastróficas de otro y asumió como suyas las creencias autolimitadoras de su hijo “estudiado”, quien probablemente con buena intención pero desde la rigidez que a veces crean los estudios formales que pueden hacer entrar en verdadera parálisis paradigmática, trasmitió a su padre las angustias de una crisis sin que en ella se viera ninguna oportunidad. Se condujo al fatalismo, se rebajo la calidad del producto y se dejo de publicitar, perdiéndose incluso el entusiasmo por atender a los clientes, tal vez por la certeza de estarles ofreciendo un producto de peor calidad. Finalmente el padre se siente agradecido de tener un hijo estudiado que lo alertó de la crisis, demostrando la superioridad que el padre concede al hijo con base en los estudios realizados lo cual no siempre se ajusta a la verdad ni a la realidad.
Si el dueño del negocio requiriera mis servicios como coach, considero que se debe asumir el proceso desde las herramientas del coaching personal.
El coaching personal constituye una disciplina centrada en el logro de las metas personales. Proceso a través del cual y centrado en hacer preguntas, se genera todo un diálogo productivo para ayudar a la persona, con el objetivo de que se descubra a sí mismo y logre sus metas. El coach nunca dice lo que el coachee tiene que hacer, ayuda a descubrir lo que quiere. El coaching parte del mismo concepto que el método socrático. Preguntar para que la persona por sí misma extraiga sus conclusiones. Es el arte de hacer que otros saquen lo mejor de sí mismos y que con ello alcancen sus objetivos. Durante las sesiones, la labor del coach consiste en que el cliente defina sus metas y, después, apoyar en la acción para conseguirlas. Mediante preguntas, se intenta ayudarle a descubrir lo que quiere. Una vez que identifica el objetivo, se compromete y adquiere la responsabilidad de cumplir una tarea entre sesión y sesión. De esta manera, aprende cómo resolver los casos que se le presentan, lo que le aporta confianza y un sentimiento de crecimiento y avance en la vida.
En primer lugar, se debería explorar con el coach cuanto sabe el coachee del proceso, evaluar el grado de compromiso, identificando la resistencia y confrontándola, estimulando la autoconciencia; con el objeto de saber si realmente el coachee quiere lo que dice querer y está dispuesto a lograrlo, es decir recuperar su exitoso negocio de perros calientes. Analizar los elementos aceleradores del cambio y la nueva acción para la recuperación del negocio perdido, examinando los valores y las creencias del coachee y realizando un análisis de ventajas y desventajas de todo este proceso.
En segundo lugar, el coach promoverá en el coachee el análisis de las creencias autolimitadoras y en este caso en particular de dónde provienen y qué las hace instalarse con tanta fuerza, determinando el modo de desterrarlas. Las creencias autolimitadoras pueden conducir a los comportamientos de sabotaje que en este caso podrían identificarse, por parte del coachee con el apoyo del coach, con la baja de calidad de los insumos y con la ausencia total de publicidad y de entusiasmo para atender a los clientes. Conduciendo al coachee a un proceso intenso de evaluación del viejo estilo de hacer las cosas y sus resultados, estableciendo objetivos para nuevos comportamientos.
En tercer lugar, el dueño del negocio ha conformado, con el apoyo comprometido del coach, un plan con nuevos comportamientos, el coach promueve la ejecución de los nuevos comportamientos en función de los objetivos planteados, reevaluando continuamente los nuevos comportamientos y evitando el desánimo. Resulta conveniente destacar que a cada paso del proceso se debe asegurar la generalización y propiedad del conocimiento y las técnicas por parte del coachee. En este punto podría resolver el coachee como nuevo curso de acción, después de un minucioso análisis, entre otros: volver a la calidad óptima de los insumos para elaborar el producto pero comprando en menos cantidades y/o atendiendo durante menos horas al día mientras se restablece la clientela pérdida, realizar una intensa campaña publicitaria y esmerarse en la atención para los clientes pudiendo llegar hasta cambiar la ubicación del negocio por otra mejor.
Por último, todas estas acciones deben controlarse, evaluando a cada paso los resultados de los nuevos comportamientos; potenciando los cambios. Debe asegurarse la transferencia de nuevas técnicas y conocimientos, así como la posibilidad de ir descartando acciones y reemplazándolas por otra que sin lugar a dudas puedan resultar más efectivas, eficaces y eficientes.
REFERENCIAS
Cortés, M (2010). PNL & Coaching. Una visión integradora, Primera edición, Rigden- Institutgestalt.
Jobs, S, Tienen que encontrar eso que aman, discurso pronunciado en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford, el 12 de Junio de 2005
Lecturas Complemantarias, Módulos II y III, Diplomado Internacional de Coaching Integral, Coinca, 2010.
Manuales, Módulos II y III, Diplomado Internacional de Coachig Integral, Coinca, 2010.
http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia/2003/10/16/66813.php







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todas las opiniones son bienvenidas!!!