Telf.Cel. (0414) 3318722, (0416) 6305805, (0412) 7258590, (0416) 4072028. contacto@grupo-acf.com, recreacioneseducativas123@gmail.com



martes, 10 de agosto de 2010

El caso de Jorge

Jorge, un diplomado de 39 años, ha trabajado siempre como administrativo en grandes multinacionales, por lo que sus condiciones laborales han sido relativamente buenas en materia de sueldo, horarios, beneficios, etc.
En su empleo anterior, Jorge tenía un jefe algo incompetente en temas de gestión de personal y conocimientos técnicos sobre las tareas que Jorge debía desarrollar por lo que era de poca ayuda para guiarle y orientarle en cuanto a cómo acometer sus responsabilidades. Esta situación estresaba mucho a Jorge porque se veía perdido y se sentía desbordado, ya que su jefe, para cubrir su “incompetencia”, siempre le echaba la culpa diciéndole que no sabía hacer “nada” de lo que se le pedía. Jorge aguantó cuatro años en esa empresa y luego se marchó estresado y deprimido.
En su actual empleo, en otra empresa grande pero de diferente sector, Jorge se encuentra nuevamente en una situación similar. Su jefe es también un incompetente y no tiene dotes para gestionar personas, por lo que Jorge vuelve a sentirse desbordado y sin orientación de ningún tipo para acometer sus tareas. También tiene la sensación de que cada vez que habla con su jefe, éste le deja “vacío” de energías. Además es de la opinión de éste que gestiona al departamento de forma realmente caótica.
Por favor conteste las siguientes preguntas:
• ¿Por qué está Jorge repitiendo y viviendo de nuevo esa misma experiencia; diferente empresa, diferente sector y diferente jefe, pero exactamente la misma situación?
• ¿Qué puede hacer Jorge para romper el patrón en el que aparentemente está inmerso?
• ¿Un mal jefe es también una oportunidad para evolucionar profesionalmente?
• ¿Es recomendable que vuelva a cambiar de empleo?… y si lo hace ¿Podrá superar su problema o encontrará más de lo mismo?
Jorge está repitiendo el patrón porque tiene asuntos no resueltos que contactan en su entorno ciertas particularidades y situaciones muy específicas, que parecen repetirse de manera idéntica y que en este caso particular se están manifestando en un cierto tipo de jefe con unas características definidas.
Por mucho que se mueva geográficamente, puede ser hasta de país además de trabajo, pareciera que una maleta adicional lo acompaña y cuando la abre sirve las circunstancias adecuadas para desencadenar un conjunto de eventos insatisfactorios y repetidos, dentro de su entorno, en este caso laboral.
Lo más importante que Jorge puede hacer es “mirar hacia adentro”, averiguar profundamente que es lo que hay en él, que lo hace contactar esta situación repetida y aunque no logre de entrada identificarlo, asumir que es suya, que es su responsabilidad y que algo en él la atrae y hace que se reproduzca; algo que hay que cambiar y erradicar de la vida de Jorge, emprendiendo un proceso de cambio, para el cual, al menos al principio, no hay porque tener todas las respuestas, las cuales se van construyendo en el camino que el proceso determina.
Un jefe como el de Jorge, “un mal jefe”, es una tremenda oportunidad para el aprendizaje, el cambio y la reforma interior; así como cuando quiero saber cómo ha sido mi pasado veo mi presente, de igual manera cuando quiero saber cómo será mi futuro veo mi presente. Somos inseparables de nuestro medio ambiente y nuestro entorno, las cosas que en el ocurren, no sólo pasan, me pasan a mí. Me pertenecen, son mi responsabilidad y sólo yo puedo cambiarlas, cada una de las cosas que allí sucede me está diciendo algo y está ocurriendo para algo. Nada es casualidad, ni ocurre por azar. Todas las respuestas en relación con las cosas que me pasan y están dentro de mi entorno no pueden encontrarse en ninguna otra parte que dentro de mí. La experiencia repetida de un “mal jefe” no es más que una campanada de alerta, una llamada de atención, una enorme luz roja intermitente de peligro que se están activando en nuestro medio ambiente y dentro de nuestro entorno inmediato alertándonos.
Mientras más obvio parezca que tenemos la razón y que “los culpables son otros poderosos afuera de nosotros”, con más urgencia debemos asumir nuestra responsabilidad por la vida que vivimos y por nuestras circunstancias presentes, de las cuales somos inseparables así como lo son los peces del agua en que nadan.
Lo importante no es si Jorge cambia o no de trabajo, otra vez; lo más importante es en cuales circunstancias internas se encontrará Jorge y cuánto habrá cambiado antes que se produzca la obtención del próximo trabajo. Al cambiar Jorge no importa si se queda o se muda de trabajo porque su entorno, su medio ambiente variarán inmediatamente. El problema de Jorge no es conseguir un trabajo, dejarlo y conseguir otro; el problema de Jorge no es que lo despidan de los trabajos, el problema de Jorge es que se retira de su trabajo después de un enorme esfuerzo de aguantar cuatro años, deprimido, frustrado y estresado por la aparición de un “mal jefe”. El problema de Jorge tampoco es conseguir trabajos en buenas condiciones en cuanto a beneficios socioeconómicos se refiere. Este análisis va cerrando cada vez más el círculo y focalizando cada vez mejor, sobre las áreas verdaderamente problemáticas en cuanto al desenvolvimiento laboral de Jorge concierne.
Auto conciencia, autoestima, personalidad, merecimiento, respeto, creencias autolimitadoras, emociones, son aspectos esenciales sobre los cuales Jorge podría comenzar a trabajar, por ejemplo. Jorge no tiene por qué emprender este proceso sin ayuda, recurriendo a un buen coach, a través de un diálogo abierto, se adelantará un proceso interactivo mediante el cual se ayudará al proceso de Jorge hacia su autoconocimiento y hacia su reforma interior. Sobre la base de la colaboración y contando con ayuda técnica, apoyo personal y reto individual. En un proceso cimentado en el vínculo emocional que debe existir entre el Coach y el Coachee, en una relación persona a persona, planteada desde lo positivo.
Avanzar para que Jorge descubra cuál es el significado de los “malos jefes” que aparecen repetidamente en su vida y cómo, por ejemplo, su baja autoestima, sus fantasías catastróficas y su poco respeto por sí mismo, entre otras cosas, pudieran estar contactando a los “malos jefes” como la respuesta “merecida” de nuestro medio ambiente. El “mal jefe” es la función, la causa externa que viene del entorno y que se vincula con la causa interna presente en las profundidades de la vida de Jorge. La pregunta no debe ser por qué, debe ser para qué, qué está mostrando el “mal jefe” a la vida de Jorge, cuál es el aprendizaje que este “mal jefe” debe generar para Jorge y su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todas las opiniones son bienvenidas!!!